El Jinjoler, injustamente olvidado

Ratio:  / 2
MaloBueno 

 

Jinjoler, el árbol generoso e injustamente olvidado

 

En España, normalmente, los aficionados a las plantas medicinales pasamos el tiempo estudiando plantas extranjeras como remedio a las enfermedades que nos plantean los amigos, familia y vecinos.

¿Pero es que no hay plantas medicinales propias de nuestro entorno? ¡Por supuesto que las hay!

Voy a referirme a las propiedades medicinales de un arbolito muy corriente en Valencia, y en general en todo el levante español. Tanto es así que con su madera se construye uno de los principales instrumentos de la tradición folclórica: la tenora.

Me refiero al Jinjoler, tambien conocido como Azufaifo (1).

 

Jinjolero

 

El Azufaifo (Zizyphus jujuba) aunque originario del sur y el este del continente asiático, es un árbol que se adapta perfectamente al clima mediterráneo. Parece muy probable que llegara hasta Valencia a través de Andalucía desde la zona sahariano-arábiga.

Es un árbol de hoja caduca de porte pequeño, que raramente supera los tres metros de altura, y cuyas ramas están cubiertas de espinas para evitar ser atacados por los herbívoros, los cuales sienten especial predilección por sus sabrosas hojas. No en vano, las hojas de Azufaifo se han usado desde siempre como forraje para rebaños.

De todas maneras, el Azufaifo, sobretodo, se ha cultivado desde hace siglos por sus deliciosos frutos comestibles (las Azufaifas), similares a las aceitunas, y con un sabor dulce con un toque ligeramente ácido, que se cosechan hacia finales del verano, entre finales de Septiembre y Octubre. Se oscurecen cuando están maduros y su tamaño depende de la humedad que haya tenido el arbusto, consumiéndose principalmente fresca, y siendo rica en azúcares y vitamina C.

Su contenido de fibra y fructosa pueden contribuir a regular los niveles de azúcar en sangre retardando la digestión y, merced al contenido en fibra, también ejerce un efecto saciante que contribuye al control de la ingesta de calorías.

Actualmente la obesidad es la enfermedad metabólica más frecuente en el mundo y, particularmente, en los países industrializados es un grave problema de salud. Por ello se han investigado las propiedades anti-obesidad del fruto del Zizyphus jujuba. Éste, impide que maduren las células de grasas y en consecuencia disminuye su cantidad. Además, el tratamiento con un extracto de los chincholes suprime la síntesis de grasa y la acumulación de lípidos sin dañar las células (2).

También se ha realizado un estudio cuyo objetivo fue evaluar los efectos de las azufaifas en el control de la dislipemia en adolescentes de 12 a 18 años, obesos. 70 participantes completaron el ensayo, que se realizó entre julio de 2011 y junio de 2012. Terminado el estudio, el colesterol total había disminuido significativamente en los jóvenes que tomaron el extracto de azufaifa, como también las LDL (lipoproteínas de baja densidad o “colesterol malo”). Los resultados del estudio sugieren que las frutas de azufaifo son bien toleradas y tienen efectos favorables en el perfil de los lípidos del suero, si bien no se pudo demostrar que los jovenes hubieran adelgazado de forma significativa (3).

 

jingolero 2

 

La cantidad de vitamina C es muy alta. La pulpa contiene la mayor concentración de ácido ascórbico: 534,94 mg por cada 100 gramos de fruto.

En menor medida los frutos resultan ricos en ácidos grasos insaturados (del 68,54 al 72,44% de la grasa total), especialmente en ácido linoleico (omega-6), que el cuerpo humano no es capaz de producir.

Las frutas del azufaifo tienen mayor contenido de compuestos fenólicos totales (275,6 a 541,8 mg GAE /100 g) que otras frutas conocidas por su alto contenido en compuestos fenólicos, como las cerezas (114,6 mg GAE / 100 g), la manzana (74,0 mg GAE / 100 g), la guayaba (194,1 mg GAE / 100 g), el caqui (112,1 mg GAE / 100 g), la chirimoya (405,4 mg GAE / 100 g), o la uva roja (80,3 mg GAE / 100 g) (2).

En el “jinjolero” mayor altura sobre el nivel del mar aumenta las GAE del fruto y menor humedad la vitamina C.

Con todos los elementos descritos, preciosos para la salud, el Jinjol se ha revelado extraordinario en múltiples escenarios en los que la salud se haya comprometida, como son el cáncer, la inflamación, es antiobesidad, inmunoestimulante, antioxidante, hepatoprotector, y desempeña actividades de protección gastrointestinal e inhibición de la formación de células espumosas en los macrófagos, previniendo la arteriosclerosis.

 

jinjolero 3

 

Más concretamente, los extractos de azufaifa inhiben el crecimiento del cáncer. Los compuestos bioactivos presentes en los extractos han demostrado que inhiben el crecimiento e inducen la muerte celular en diversas líneas celulares de cáncer de mama.

En el hepatoma humano el extracto de azufaifa disminuye la viabilidad de las células y también inhiben las células del cáncer de cuello uterino dependiendo de la dosis, al igual que en las células de cáncer de pulmón, a medida que el fruto madura.

Además, si bien las células de linfoma no se ven afectadas por los extractos de azufaifo, dos fracciones de polisacáridos poseen capacidad antiproliferativa sobre células de melanoma, dependiendo de la dosis y del tiempo.

Muy interesante este arbolito, ¿verdad?